Exposición de Motivos del Código de Convivencia: 5. Explicación de los Títulos

 

imgSuperiorCont008
5. Explicación sintética de los Títulos del Código de Convivencia para la ciudad de Córdoba.

 

Ya expuestos los fundamentos constitucionales y sus grandes objetivos de democracia local y convivencia ciudadana, corresponde una referencia genérica al contenido general del Anteproyecto.

El proyecto de Código de Convivencia de la Ciudad de Córdoba está diseñado sobre la base de Libros, Títulos, Capítulos y Secciones que contienen los doscientos noventa y cinco artículos.

El Libro Primero “Parte General” está compuesto por Cinco Títulos y el Libro Segundo “Parte especial” está compuesto por Ocho Títulos.

El libro Primero “Parte General”, Título I, establece los principios y disposiciones generales, la finalidad del Código y los principios de aplicación del Código. El Título II, los principios generales de convivencia y civismo, en donde consagra los deberes generales de convivencia y de civismo. El Título III establece las propuestas para fomentar la convivencia ciudadana, la colaboración con el resto de los municipios del Área Metropolitana, las acciones de apoyo a las personas afectadas por actos contrarios a la convivencia, el respeto hacia las personas extranjeras y la competencia del la Justicia Administrativa Municipal de Faltas. El Título IV, el ámbito de aplicación y reglas del procedimiento administrativo, tipos de sanción y graduación de las mismas, y formas de extinción de las sanciones.

El Libro Segundo “Parte Especial”, contiene los distintos tipos de contravenciones establecidos en este Código.

El Título I, tiene Cinco Capítulos y establece las normas aplicables en materia de protección alimentaria, cuestiones sanitarias y bromatología. También trata sobre la prevención y protección de los menores, las contravenciones a la seguridad urbana y los espectáculos públicos. La seguridad ciudadana, esencial para la convivencia, es uno de los objetivos de todo el proyecto: se acentúa la protección a la población sobre todo en materia de medicamentos, fármacos y zootrópicos. Se avanza hacia la prohibición de la pirotecnia, teniendo en cuenta el derecho adquirido de los permisos otorgados y se establece un período de transición de 5 años, pues es el plazo de caducidad del último plazo otorgado.

El Título II, tiene Tres Capítulos y establece las faltas al tránsito en general y luego cada una en particular. En el Capítulo I se acentúan las causales de remoción de vehículos, y en la Sección Quinta se establece un criterio de graduación sugerido por profesionales de la salud consultados al efecto, como así también se agrava la sanción en el caso de “menores” de veintiún (21) años o de las categorías que deben respetar la graduación cero (0) g/l en sangre. En la misma sección se establece una sanción agravada a quienes conduzcan vehículos bajo el efecto de drogas “prohibidas”, criterios seguidos en virtud de los informes presentados para el año 2014 por la Organización Mundial de la Salud. El Capítulo Segundo contempla las faltas cometidas por los peatones, y el Capítulo Tercero incorpora el artículo sobre la Salvaguarda a la libre circulación por lugares públicos, conforme lo establece la Constitución Nacional, la Constitución de la Provincia y la Carta Orgánica Municipal.

El Título III tiene Dos Capítulos. El Capítulo Primero, establece infracciones con transporte de carga y envía al Título de ambiente la problemática del transporte de escombros o restos de obra. En el Capítulo II Sección Tercera, se establecen en forma ordenada y sistematizada las causales de Caducidad e Inhabilitación, permanente o transitoria, extendiéndose la responsabilidad al permisionario de licencia, como así también a los choferes que posibilitan dichas infracciones.

El Título IV tiene Dos Capítulos. El Capítulo I establece las faltas cometidas en Obras Privadas incorporando un criterio diferenciador entre las obras privadas domésticas y aquellas grandes obras o emprendimientos. Se tiene en cuenta la protección de patrimonio arquitectónico y los lugares de interés municipal. Se establece expresamente la solidaridad entre los distintos actores en una obra, como así también se toman medidas para proteger el espacio público municipal de las distintas ocupaciones o invasiones. La seguridad en las obras, la protección de fachadas, también están tratadas en este Capítulo del Código. El Capítulo Segundo, resguarda la estética urbana, y todo lo referido a las distintas alteraciones que pudiera tener la vía pública. Se agrava la situación de las infracciones cometidas por empresas del Estado Federal, Provincial, sus concesionarias y demás privadas que ejecutan obras en la vía pública, y se incorpora un nuevo artículo que tiende a proteger alteraciones o daños en los bienes de dominio público y de mobiliario urbano en general.

El Título V tiene Cuatro Capítulos e incorpora el criterio del daño ambiental. El Capítulo Primero, establece la sanción por daño o contaminación al ambiente, y agrava la multa a quienes contaminan el ambiento con la quema de neumáticos y con el uso abusivo de bolsas plásticas entre otras faltas. El Capítulo Segundo incorpora una serie de artículos nuevos tendientes a proteger el ambiente de actividades tales como la fumigación y la aplicación de productos agroquímicos a la producción frutihortícola como así también su comercialización y transporte. El Capítulo Tercero, trata sobre los residuos. Allí se hace una clasificación entre aquellos denominados científicamente como convencionales y los no convencionales, aplicando distintas escalas de sanciones de acuerdo al riesgo que representan. Se hace hincapié en la solidaridad de quienes participan en la cadena de producción, ya sea quien los genera, como así también a los que operen, manipulen, transporten, traten, gestionen, incineren, realicen la disposición final de los residuos sólidos, líquidos o gaseosos, patógenos, industriales, peligrosos o restos de obras y demoliciones. También se sanciona a quien contrata a servicios particulares no autorizados por la Autoridad de Aplicación, pues contribuye a una cadena de conductas prohibidas que ponen en riesgo el ambiente tutelado. Se incorpora la Remediación como sanción y se fortalece el cumplimiento de la obligación de Estudios de Impacto Ambiental en aquellos casos previstos por la Autoridad de Aplicación. El Capítulo Cuarto, continúa la misma línea de protección del arbolado público y se lo trata dentro del título de ambiente.

El Título VI tiene Cuatro Capítulos y trata de todas las faltas que pueden atentar contra los derechos de los consumidores y el de los comerciantes. El Capítulo Primero, trata de las faltas en los mercados habilitados por el municipio y de aquellas faltas cometidas en la vía pública, pues éstas últimas dañan a los comerciantes que se encuentran habilitados y ponen en riesgo al consumidos que desprevenido, puede ser engañado. El Capítulo Segundo, establece las sanciones a las faltas cometidas con instrumentos de medición y el Capítulo Tercero, las faltas cometidas sin instrumentos de medición exigidos en las normas.

El Código dispone el decomiso de toda mercadería que no se encuentre en estado legal, entendiéndose por tal, el estricto cumplimento de todas las normativas, nacionales, provinciales y municipales, siendo obligación del Juez, el girar los antecedentes al Ministerio Público Fiscal del fuero Federal o Provincial según corresponda. El Capítulo Cuarto, agrega normas dirigidas directamente a proteger al consumidor de la falsa o incorrecta información, de la información engañosa y establece multas a quienes infrinjan las obligaciones establecidas por la Ordenanza Municipal 8852 y modificatorias. Al final del Capítulo, se establece una sanción de multa y clausura a quienes presten servicios en la ciudad de Córdoba que pusieren en riesgo la convivencia, o la integridad física y moral de los usuarios, facultando a los Jueces para que hagan cesar el servicio.

El Título VII tiene un Capítulo único y trata de las faltas en Publicidad y Cartelería. Se incorpora la solidaridad entre infractor y beneficiario de la publicidad realizada y se mantiene el criterio de diferenciación entre publicidad particular y publicidad efectuada por empresas de publicidad con el agravante respectivo. Se incorpora la obligación que deben tener las empresas de publicidad y cartelería sobre la integridad física y seguridad de las personas, como así también la abstención a perturbar con sus acciones la convivencia, la moral y las buenas costumbres de las personas.

El Título VIII tiene Dos Capítulos. El Capítulo Primero establece las faltas en el procedimiento y el Capítulo Segundo aquellas violaciones a emplazamientos y resoluciones impuestas.

El Título IX establece la facultad de los Jueces para exigir la fianza real o fianza personal de Abogados matriculados en el Colegio de Abogados de la Ciudad de Córdoba, conforme a las condiciones que establezca la Administración General de los Tribunales Administrativos Municipales de Faltas.

El texto de la norma propuesta, además de los temas sustanciales incorporados, se asienta en una metodología que le otorga coherencia y un desarrollo sistemático destinado a facilitar por parte del conjunto de la ciudadanía la comprensión de lo que significa la vida en común, los derechos que de ello se derivan y los deberes que todos los ciudadanos deben cumplir fielmente para que exista un verdadero progreso social.

También se tuvo en cuenta la posibilidad de editar un instructivo didáctico y pedagógico claro y de fácil comprensión para su enseñanza en todos los niveles del ámbito educativo de la ciudad de Córdoba. Ello, necesariamente exigirá la articulación de convenios y acuerdos-programas con las autoridades educativas de la Provincia de Córdoba y Universidades.

A estos fines y luego que los técnicos diseñen y editen este material de divulgación y formación, los miembros de la Comisión se ponen a disposición de la Municipalidad de Córdoba para colaborar en dicha etapa trascendente para lograr el cumplimiento de los objetivos que esta norma se ha propuesto.

Será de gran utilidad referenciar las consultas y los niveles de participación que en la elaboración de la norma han tenido distintos operadores sociales que aportaron sus ideas, convicciones, experiencias y críticas a los efectos de lograr un modelo sentido como propio y que facilitará su cumplimiento y observancia.